El cortometraje ganador de la categoría Organizaciones de y para la discapacidad del Festival Internacional de Cine Todos Somos Diferentes 2021, ofrece una interesante propuesta audiovisual, desde la Biodanza y las improvisaciones del actor ciego Marco Antonio Martínez, de la compañía Teatro Ciego de México.

Teatro Ciego es una compañía que desde el año 2007,  promueve la inclusión de personas con discapacidad visual a través de las artes escénicas, fomentando una cultura teatral incluyente que se basa en el respeto y la equidad de oportunidades.

El elenco está conformado por actores ciegos y débiles visuales, quienes brindan espectáculos en total oscuridad, invitando al espectador a agudizar el oído, en un juego de sensaciones olfativas, táctiles y sonoras.

Para participar del Festival, En 6 minutos los directores de Caída libre; Dana Albicker, Stephanie Sherman y Juan Carlos Saavedra, exploran un discurso matizado de género desde el movimiento corporal y la poética. Resultado de un trabajo virtual que cruzó las fronteras de México, Ecuador, y Estados Unidos.  Juan Carlos Saavedra, uno de sus directores, nos relató las motivaciones a participar del certamen y profundizó en el proceso creativo. 

¿Qué los motivó como organización a explorar en la producción audiovisual y participar del Festival de Cine TSD?

Teatro Ciego es una compañía que está en constante exploración de nuevas formas de crear y de contar historias. El confinamiento nos obligó a pisar el terreno de la virtualidad y la producción audiovisual, convirtiéndose en herramientas de creación que muy poco habíamos explorado. Caída libre nos brindó la oportunidad de combinar el video, la danza, la música y la audiodescripción expansiva, dando como resultado nuestra primera video-danza creada a distancia. El resultado nos dejó muy contentos y quisimos compartirlo con más personas y llegar a otras latitudes, así que no dudamos en participar en el Festival Todos Somos Diferentes. 

¿Cómo fue el proceso creativo para dar vida a la trama y llevarla a la pantalla?

Caída libre es parte de nuestra investigación de género y discapacidad. Se planteó como premisa principal: explorar la feminidad en un cuerpo masculino a través del movimiento. El trabajo se construyó a base de improvisaciones corporales que se convertirían en partituras musicales, secuencias de video y una audiodescripción con tintes poéticos que acompaña y completa la experiencia para público con discapacidad visual. Un proyecto que apeló a la constante exploración espontánea.

 ¿Qué aprendizaje espera que se lleve el público tras ver el cortometraje?

Que los límites son tu propia capacidad de imaginación. Que los cuerpos son más que un género.Y que la accesibilidad no necesariamente es una herramienta fría y distante que etiqueta y separa.

¿Finalmente, cuál cree que es el aporte de este tipo de iniciativas para naturalizar la discapacidad?

Iniciativas como el Festival Todos Somos Diferentes, fomentan el respeto a las diferencias, a las distintas maneras de percibir el mundo, y a romper paradigmas en torno a la discapacidad y su representación en el cine.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *